martes, 4 de septiembre de 2007

Los ladrones y el jumento



Por un jumento robado se peleaban dos ladrones. Mientras llovían puñetazos, llega un tercer ladrón y se lleva el borriquillo.

El jumento suele ser alguna mísera provincia; los ladrones, éste o el otro príncipe, como el de Transilvania, el de Hungría o el otomano .En lugar de dos, se me han ocurrido tres: bastantes son ya. Para ninguno de ellos es la provincia conquistada: viene un cuarto, que los deja a todos iguales, llevándose el borriquillo.