lunes, 17 de septiembre de 2007

Los dos toros y la rana



Dos toros indómitos peleaban: disputábanse el amor de una ternera. Una rana gemía y sollozaba.”¿Qué tienes?- díjole una compañera.- ¿No comprendes, contestole, que el final de esa contienda será el vencimiento y la fuga de uno de los combatientes, y que el otro, persiguiéndole le hará renunciar a esa floreciente pradera? No pudiendo disfrutar de sus pastos, vendrá a reinar el vencido entre las verdes cañas de nuestras charcas, y pateándonos bajo del agua, una ahora, otra después, seremos nosotras las víctimas de ese combate promovido por la señora ternera”.
Y era fundado su temor: uno de los Toros fue a refugiarse en sus marjales y en un momento aplastó más de veinte ranas.

¡Ah! siempre pagarán los pequeños las reyertas de los grandes.