martes, 18 de septiembre de 2007

El pájaro herido de un flechazo


Herido mortalmente por emplumada flecha, lloraba un pajarillo su acerba suerte, y exclamaba, transido de dolor: “¡Contribuir a nuestro propio mal! ¡Eso es lo más triste! De nuestras alas tomáis, hombres crueles, las plumas que hacen volar vuestros mortales proyectiles”Pero, no te burles de nosotros, raza despiadada: tienes el mismo sino; siempre entre los hijos de Jafet, los unos proveen de armas a los otros.