lunes, 29 de octubre de 2007

Nada con exceso


Nadie procede con la debida moderación: en todas las cosas hay que guardar ciertamente temperamento. ¿Lo hacemos así? No: siempre pecamos por carta de más o por carta de menos.
El trigo, rico don de la rubia Ceres, si crece demasiado espeso y lozano, esquilma la tierra y no grana bien. Lo mismo pasa a los árboles. Para corregir ese defecto del trigo, permitió Dios a los carneros que cercenasen la exuberancia de las mieses pródigas. Echáronse sobre ellas, y tal destrozo hicieron, que el cielo dio licencia a los lobos para devorar algunas reses. ¿Qué hicieron los lobos? Acabar con todas ellas, y si no acabaron, esa era su intención. Después el cielo encargó a los hombres que castigasen a aquellas bestias, y os hombres, a su vez abusaron del divino mandato. De todos los seres nadie es tan dado a abusar como la raza humana. Chicos y grandes, todos pueden ser acusados de este defecto. Nadie está exento de él. “Nada con exceso” es una máxima citada por todos y por nadie observada.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

no se por que a nadie le interesa pero me gustan las fabulas estan chidas

Isis dijo...

te sigo,porque las fabulas son de las mejores formas de llegar a las ideas mas comlejas de la existencia; sobre todo las de fontaine!!!

Nada con exceso...jaja. Es ironico xq los extremos parecen ser la manera para lograr q la vida ande.

juan mateo parra suarez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
juan mateo parra suarez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.